13 respuesta a “Y ahora qué”

  1. Es como dices: no hay tiempo posible, sólo el ahora. Así qué, upa pues, quédate tanto puedas con tu mamá. Extiendete boca abajo en un prado verde y descarga las 300 páginas de computador y luego abraza un árbol.
    Qué bello texto!

  2. Yo también tengo a mis padres en un pueblito de Zacatecas, y caray! Cómo los extraño. Allá se vive diferente, o más bien allá si se vive, se respira , se come, se rie, pese a éste virus infame, así que si vas a ver a tu madre, disfrutala vete al campo respira y regresa fortalecida, que para muchos de nosotros, tus escritos son agua en el desierto.

  3. Admiro tu forma de escribir, porque me veo en esas palabras tan crudas y sabias. Mi madre tiene 89, es una mujer muy sabia y está triste. Yo tengo 64 y muero por verla aunque sea de lejos.
    Buen camino, Alma Delia, un abrazo y una plática con tu madre a mi salud. Gracias, muchas gracias.

  4. VE A VERLA. Mi madre y yo duramos 3 años y medio sin poder vernos por muchas razones. Fue, fuimos, una con la otra, ya no necesitábamos abrir la boca para entendernos. CORRE. BESO.

  5. Qué belleza de artículo pero ya vete a ver a tu madre!!! no esperes más y descansa,, que si cansada escribes así de bonito, descansada…
    Esperaré con calma, mucha calma, tu relato de cómo te fue con tu madre.
    Cuídate mucho y buen camino!!!

  6. Ya me imagino la inmensa alegría de estar juntas. Que delicia. Que te baje la velocidad y goces ese arroz con leche y esa mirada y esas palabras . Otra vez te digo que me urge conocer a tu mamá.

  7. Que delicia que ya estás con ella. Quisiera espiarlas, verlas comer arroz con leche, reír y hablar sin parar. Disfruta con toda el alma. Que necesaria pausa para luego volver quien sabe a qué. Otra vez te digo que me muero por conocer a tu mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *