35 respuesta a “Tazas de café”

    1. Caramba Alma Delia, simplemente me estoy enamorando de ti como ser humano encantador, tu relato acerca del café y todas sus glorias ancestrales me hace identificarme contigo totalmente. Lo verdaderamente chingón es la forma de relatar tus preferencias y eso que no llegaste a la lectura de la taza de café porque eso es otro asunto interesantísimo. Felicidades por tu manejo del idioma y tu capacidad de expresión tan fresca y descriptiva.

    2. Caramba Alma Delia, simplemente estoy fascinada contigo, tus columnas revelan a un ser humano encantador, tu relato acerca del café y todas sus glorias ancestrales me hace identificarme contigo totalmente. Lo verdaderamente chingón es la forma de relatar tus preferencias y eso que no llegaste a la lectura de la taza de café porque eso es otro asunto interesantísimo. Felicidades por tu manejo del idioma y tu capacidad de expresión tan fresca y descriptiva.

  1. Que bello!!! Muchas gracias x compartir ese café hoy conmigo… jejeje. Yo igual lo tomo así sin azúcar ni endulzar, y creo q entre sorbos de mi taza de café voy imaginando mi día, mi vida… siempre hay historias q contar entre tazas de café. 😊

  2. Tienes la combinación perfecta para leerte, una seguridad y gusto por narrar las cosas tan cotidianas de una manera tan propia, vaya. El gusto por el café y tus textos son el mejor augurio para arrancar todos los amececeres. Y agrego que el aroma a café por las mañanas debería ser declarado patrimonio cultural de la humanidad.

  3. Me encanta mirar lo cotidiano dese la perspectiva de los narradores. Los ojos de quieres escriben son mundos nuevos para los acumuladores de vivencias. Gracias. Buen café. Siempre disfruto sus textos.

  4. Una taza de café única la que tomas leyendo a una de tus autoras favoritas, en la quietud de tu mañana rodeado de silencio….el primer café, ella y tú.

  5. Me senté a la mesa tras haberme servido mi primera taza de café hoy, abrí la red social y casualmente encuentro el link de tu post. Justo al final de leerlo termino este café (y no porque lea muy lento, sino porque releía y releía cada párrafo identificándome cada vez más, y disfrutando tu cafeínica, deliciosa narrativa).

    Por lo que sí, hoy nos tomamos un café. Y fue mágico. ¡Gracias!

  6. No se si me conecte las neuronas, si me quite el sueño, o lo que sea, pero si es cierto que una taza de café como me gusta, es algo que disfruto muchísimo. El mejor?? El que yo preparo. Paso buscando cafeteras, métodos, etc. Esto agobia a mi esposa, pero disfruta el café que preparo…., digo.

  7. Nuestro placer ¿dependencia? de tomar café, mezcal, nos hermana ¿también disfrutas el andar a gatas con el agua de las verdes matas? Así nomás, sin curar.

  8. Vaya que estos últimos 28 años de mi vida han girado al rededor del café, aprendí el oficio con un señor de origen libanés en una vieja cafetería en el centro de la ciudad, me enseño desde reconocer y seleccionar los granos, tostarlo en 5 diferentes estilos, los tipos de moliendas y todas las preparaciones tradicionales de entonces (ahora hay muchas nuevas e inútiles creo yo), ahí he conocido amigos entrañables, grandes personas, mi gran amor y extraordinarias historias ademas de ser testigo de grandes discusiones y hermosas propuestas de matrimonio de las cuales en algunas fui complice, he estado en varias cafeterías y he contado con la suerte de que muchos clientes me sigan a donde esté, mi pasión es el café y todo lo que transcurre a través de el, excelente texto como siempre Alma Delia, un abrazo con aroma a americano cargadito.

    1. Sí, podríamos contar la historia de nuestra vida con tazas de café. Un abrazo, gracias por leer.

  9. Me llevó al recuerdo del aroma impregnado a olor de café recién tostado que traía de Guerrero de ahí arribita de Atoyac, dónde lo disfrutaba mañana,tarde,y noche. Y de un amor no olvidado

  10. Todo un proceso alimentario la preparación de mi primera taza de café bajo el lema de “ conecta tu cerebro antes de empezar a trabajar “. Para mi gusto, temperatura adecuada ( tomable ), una pizca de mascabado y….. a saborear mi café, a través de ricos sorbos, imaginando y diseñando la ilusión del día que habrá de constituir mi programa de trabajo.

  11. Querida: Cada vez escribes mejor. Qué bonito es este texto. Yo también prefiero el café cuando es grasoso y achocolatado. Fui dichosa cuando podía beberlo. Mientras tú esceibes tu cuento de las dos tazas de café, yo tendré que escribir uno sobre la permanente nostalgia del café.
    Besos

  12. Comparto contigo el gusto por el café, esa bebida necesaria por las mañanas, ese agradable olor al tenerlo en tu taza, saborearlo con un toque de leche y al terminarlo ver cómo quedan algunos pequeños granos al fondo de la taza.

  13. En el desayuno, la mejor comida del día para mí, pasar del café al té fue una pequeña tragedia de la que no me he recuperado del todo a pesar de los veinticinco años transcurridos.
    Ahora a esperar al cuento de las dos tazas y al de la nostalgia del café.
    Un abrazo grande a mis dos escritoras queridas.

  14. Me considero cafetero, de preferencia por la mañana y la noche. El café acompaña mis lecturas, este texto es un poema al café. Tomo el café en la misma taza desde hace 20 años y no quiero cambiarla. Saludos Regios

  15. Me gusta el café, con muy poca azúcar si, pero amo mas su olor, tanto como amo el tiempo que me dedico a beberlo, sorberlo, ya sea solo o acompañado.
    Pero su olor me revive..
    Me relaja.

    Gracias por compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *