36 respuesta a “Las sirenas y el canto de la ignorancia”

  1. Y la Tlanchana?

    Ah! también me da un café espresso con dos de azúcar, un poco de agua y tantita leche. Ándale así, casi, casi un americano.

    Digo! para podérmelo pasar.

    1. Víctor,
      ¿O sea que te resultó ilegible? ¿o que te impresionó? jajaja.
      Perdón, a veces no entiendo nada. Seguro que sí, a veces soy intragable y necesitabas el café, anda a procurártelo.
      Saludos

  2. Defender como lo haces, la profundidad, el significado y la belleza, es en sí mismo, un acto de rebeldía y con sentido estético ulterior.
    Y, tal vez, esa simplificación de las grandes hazañas culturales universales, sea en si mismo un achatante canto de sirena.
    Agradecido de leerte.

    1. Beto,
      Me desespera la escandalosa tendencia a que lo políticamente correcto, aunque sea torpe, vacío, muchas veces sin sentido, sea el criterio para todo.
      Un abrazo y gracias por leer.
      A

  3. La ignorancia y la falta de analisis en la sociedad, creen que la punta del iceberg, es la totalidad o realidad. Gracias por tu visión «bajo» el agua.

  4. Alma, no dejes de escribir así! Iluminas las modas, la ignorancia y los estereotipos. Les das contexto y origen y eso hace toda la diferencia. En este mundo de modas, bandos fáciles y opiniones comerciales y correctas, tener la pluma de alguien que ve mas allá y muestra el contexto amplio es un gozo! Al igual que la columna de las princesas que compartiste hace poco, esta me hace ver lo limitado de nuestra visión y lo barato de la discusión . Gracias!

    1. Contexto y origen, eso mismo, Yazmín, creo que es lo que hemos dejado de ver. Gracias por tu comentario, es inspirador saber que podemos comunicarnos y entendernos en otros niveles.
      Un beso

  5. Su llamado: su dulce canto me atrapa
    su voz me guia hacia ahi, mas alla de las nubes ahi donde quise vivir.
    La intangible y cruda verdad:
    Quiero huir lejos de tus engaños.
    Fingir que mi sueño acabo.
    Maldecir el embrujo de tus encantos
    y comenzar de nuevo a vivir.

  6. “Poner a prueba su humanidad”.
    Palabras que entraman la profundidad del ser. Enfocarse en la forma y en lo políticamente correcto es la manera más sencilla e “indolora”, porque te mantiene en el confort de la manada.

    Pero cuando te encuentras fuera, cuando te atreves a ver y reconocerte, y encuentras que nada en realidad te define, te liberas de la humanidad y empiezas a ser “humano” de espíritu libre. Y eso es duro, porque ya no eres parte de, eres huérfano socialmente; pero al fin te perteneces.

  7. Creo que recurrir a lo politicamente correcto le quita la escencia a muchas cosas, como dices en tu texto, hay cosas que den de ser como son y no cambiarlas en aras de un fin monetario nada más. Saludos Alma.

  8. Me haces cuestionarme, me haces retomar sustentos, me haces retarme. Cierto, la sirenita de Disney buscaba a un príncipe, y sí, a como dé lugar, ahí ella no es víctima. La raza, el color nada tenían que pintar ahí.
    Hay quienes van tres pesos adelante, tergiversan movimientos y ejes transversales y así hacernos seguir en la cárcel. El feminismo que brilla tampoco es oro, hay mucho de entraña, de calle, de cotidiano, que para nada tiene que ver con soluciones basadas en lo políticamente correcto.

    Me emociona leerte, gracias no panzona. Frierta. ( Al despedirme recordé unas cartas de Frida a Diego donde al final no decía mucho).

    P.D. Me gustan las sirenas garra, carne y comilona humana.

  9. El joven Juan menor de edad no es racista,
    aparece por la boca del metro en Manhattan
    diminuto ante la inmensidad de los rascacielos
    se dirige a un par de gigantescos negros

    negros
    de color eramos los tres,
    de distinto color eso sí.
    Les pregunta por la 34
    para allá ! contesta uno
    apoderándose de mi equipaje.
    David
    digo Juan
    se lo arrebata
    y ardido Goliat señala
    en sentido contrario
    No ! es para allá !
    Incluso hoy se padece
    ese resentimiento hacia el blanco
    aunque sea moreno,
    ya que el moreno es tricolor
    en este caso.
    El judío no se junta con el resto.
    La discriminación no es de un way
    es de muchos.

    1. «La discriminación no es en once way es en muchos»… gracias! He disfrutado tanto algunos comentarios (cómo está aportación) tanto como la narrativa original…

  10. La versión de La Sirenita como cuento es del danés Andersen, data de 1837, las sirenas son seres sin alma, pero pueden obtener un alma inmortal si son amadas por un hombre, para ello se valían de sus ardides, está sirena -monstruo- en particular se enamora y transmuta en humano, se sacrifica por un hombre y no es correspondida, tiene la opción de matarlo para regresar a su estado de sirena pero no puede, en ella reina el Eros, prefiere ‘dejar de ser’ a matar al objeto de su amor y en el sacrificio descubre una nueva vía de obtener un alma inmortal junto con las hijas del aire -también desalmadas-, con 300 años de buenas obras.
    Todo un “brutal viaje”…

    1. Así es, Bartolomé, además la inspiración de Andersen parece ser una profunda decepción amorosa de naturaleza homosexual: enamorado de su amigo Edward Collin, Andersen sublima y reprime su sexualidad con esta sirena sin genitales… una dolorosa tragedia, oscura y compleja en esta versión de Andersen como en su origen mitológico.
      Gracias por leer, un abrazo.

    1. Sí, a veces nuestra ceguera es tal que resulta perturbadora. Abrazo, Amir, gracias por venir a leer mis tarugadas, lo aprecio mucho de alguien a quien admiro un montón. «La 4a compañía» es una de las cosas más gloriosas que he visto. Abrazo.

  11. Hola: Me encantó este excelente texto como los que (casi) siempre nos compartes. Me dejó pensando mucho tu cita final de Nietzche que afirma que toda convicción es una cárcel y me dio tema para mi columna semanal que se llama Educación personalizante y se publica en el portal Lado B de Puebla (@ladobemx). Mi tema es netamente educativo pero te comparto el link solamente como un sencillo ejemplo de las reflexiones que suscitas en quienes como yo, te leemos cada semana. Saludos y gracias por escribir.
    Va el link: https://t.co/ufOzsSE9LE

    1. Querido Martín, lo leí y me gustó mucho, es maravilloso compartir las dudas, la belleza de pensar.
      Y me encantan tus referencias a Edgar Morin que considero uno de los más brillantes pensadores de nuestros tiempos.
      Un abrazo, gracias por el intercambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *