11 respuesta a “Don Quijote y el vino tinto”

  1. Así como el famoso hidalgo abandonó su vida de retiro y comodidad para errar por los caminos del caballero andante, para combatir molinos y desfacer entuertos; así tú Alma Delia abandonaste el mundo de la moda y del glamour para compartirnos tus letras, las que escribes y las que lees.
    A uno como Sancho no le queda más remedio que celebrar con ese buen vino tinto a las almas que se aventuran a perseguir el llamado.
    Acaso alguna vez coincidamos en un mesón, como ese tan acogedor desde el que nos compartes el Quijote (que lees y que eres). Salud.

  2. En verdad que tienes un potencial infinito para hacer lo que se te dé la gana, todo lo haces estupendo, tienes talento, carisma y eso que llaman ángel que transmites en tu sonrisa, ademas de enóloga, saludos Alma Delia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *