posmodernos y jodidos

Yo, mamadora

Ocurre que, para regocijo de mi espíritu, llegué a una edad en la que me importa poco el asunto de pertenecer al conjunto de moda o a la opinión de la mayoría. Pero para desgracia de mi osamenta, llegué también a una edad en la que tengo más claro que nunca el valor del tiempo directamente encajado en cada una de las células de este cuerpo con fecha de caducidad.

He enterrado a algunos de los míos y no me estoy haciendo más joven, hace ya rato que empecé a experimentar el tiroteo que es pasar de los cuarenta y la tormentosa lucidez de saberme finita me obliga a elegir cuidadosamente cómo pasar mi tiempo. Y pocas cosas me importan más que dedicarle tiempo a la lectura.

Así que vengo de gran señora y pobre cñora a defender una causa que considero tan justa (o más) como las que el valeroso caballero de la triste figura defendía y es el hecho de sentir orgullo por los libros leídos.

Cómo chingados no.

Orgullo, alegría, gratitud y unas necias ganas de compartir como toda buena viciosa, aquello que me provocó tal placer que no veo la hora de que otros lo experimenten.

También quiero defender mi derecho a discrepar con quienes se ofenden porque nos gusta hablar de los libros que leímos. Quienes descalifican el gusto por la lectura están en todo su derecho de encontrar cool un mundo donde los libros son secundarios, como lo estoy yo de encontrar espantoso un mundo que alardea de ignorancia y que además aglomera con orgullo a quienes quieren sofisticar el hecho llano de que no leen porque no quieren. Pues no leen y punto. Y está bien.

Pero no la chinguen con que eso los hace superiores o más simpáticos o más dignos de presumir su identidad señalando a quienes no encajamos en ella.

Y no es un asunto meramente personal, no se trata sólo de un gusto versus el otro; es también y sobre todo, echar por tierra un logro que ha costado batallas descarnadas para reducir el analfabetismo; todavía a principios del siglo pasado, por ahí de 1910, más del 70% de la población de este país no sabía leer ni escribir. Y no saber leer ni escribir es el origen de un círculo maldito que impide la movilidad social, que conlleva abusos, pobreza, y un mundo jodidamente desigual.

(Gracias a quienes siguen leyendo porque sé que a estas alturas ya abandonaron algunos calificándome de mamadora… continúo)

Pero cerrando el apocalíptico 2020 tengo aún más poderosas razones para defender la pasión por la lectura y las ganas de compartir los libros leídos. Ya he dicho que la literatura nace de los grandes dolores de la humanidad, de las crisis económicas, de las guerras, de las pestes. Somos una especie que necesita, desesperadamente, hacerse el relato de sí misma porque eso nos reconstruye. Somos una especie que sin contarse su propia historia no existiría. Es así.

Así que este año pandemia que ha matado a cerca de dos millones de personas y que ha dejado tal dolor a su paso, que ha enfermado a unos de Covid-19 y a otros de ansiedad o depresión, será uno de los que más necesitará reconstruirse en la literatura. Y la literatura, lo digo francamente, no es entretenimiento. O no sólo. La literatura es otra cosa, es la vida con todos sus matices. Para que me acaben de odiar por mamadora: hay que aprender a madurar la psique para comprender que leer no es un asunto de pose o "mamador", sino el resultado de tener apetitos complejos y adultos por alimentar. Así que los libros, más que estar para entretener, están ahí como espejos del alma para quien quiera asomarse a ellos.

Por eso este también fue un año en que los libros nos permitieron a muchos salir del encierro, de la soledad, de los ataques de pánico. Y ese milagro, gente querida, es para agradecerse; y por eso dan tantas ganas de compartirlo. Por eso regalar un libro es tener ganas de regalar una experiencia curativa, dolorosa quizá, pero curativa al final.

Una de las razones por las que más agradezco este año, fue haber leído tantos libros como pude. Con fruición, con asombro, a veces con desgano; pero nunca ocurrió que un libro no se convirtiera en el refugio que mi espíritu buscaba.

Este año también, gracias a la producción de un pódcast literario (se llama Diario la libro y lo encuentran en Amazon Audible) pude hablar de libros con mi queridísima amiga, la escritora Julia Santibáñez, y de veras que cuento la experiencia de hablar de mis lecturas con ella como una de las más gozosas de este ciclo maldito que por fin llegó a su último día.

Gracias a ese pódcast, por primera vez puse realmente atención en los libros escritos por autoras y quiero destacarlos.

Así que yo, mamadora, de los sesenta y dos libros que leí este 2020 (al final dejaré la lista completa) hoy quiero hablar de diez que elegí, primero por su gran calado literario y después porque son el trabajo de escritoras que merecen más lectores y lectoras de los que hoy tienen. Aquí voy.

El cuento de la criada, de Margaret Atwood. Por su prosa visionaria y atemporal, por el perfecto artilugio narrativo.

La campana de cristal, única novela de Sylvia Plath. Por la habilidad para crear un personaje con un mundo interior complejísimo.

Vivir, pensar, mirar; ensayos de Siri Hustvedt. Por su inteligencia racional y emocional deslumbrante.

El monstruo pentápodo, de Liliana Blum. Una novela brutal y brutalmente bien escrita.

¿Será que soy feminista?, de Alma Guillermoprieto. Un ensayo lúcido, sencillo e iluminador.

Manual para mujeres de la limpieza, de Lucía Berlín. Por el talento inagotable como narradora de Lucía Berlín en cada uno de sus cuentos.

Cuentos completos, de Elena Garro. La prosa de la Garro, las tramas que concebía, la poesía que salpica cada dos líneas de lectura. Un lujo.

La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero. Espléndido relato de la experiencia humana de Marie Curie y de las pérdidas, de las mujeres contra el mundo.

Álbum de familia, cuentos de Rosario Castellanos. De una inteligencia agudísima, provocadora.

Nada, de Carmen Laforet. Por su mirada de lo humano desde el interior de una familia, por el infierno psicológico tan bien contado como el que más; que escribió cuando sólo tenía 22 años. Imperdible.

Y aquí dejo la lista completa de mis lecturas de este año, el orden es meramente cronológico, fui registrando los libros conforme los terminaba. Si a alguien le sirve como referente para acompañarse este 2021, pues venga. Los abrazo con lo mejor de mi alma que son los libros que he leído, los dioses y los demonios saben que no miento.

  1. La mancha humana, Philip Roth
  2. El cuento de la criada, Margaret Atwood
  3. La campana de cristal, Sylvia Plath
  4. Tragedias completas de Shakespeare
  5. Un enigma llamado Shakespeare, Gustavo Artiles
  6. Don Quijote de la mancha, Miguel de Cervantes
  7. La madre de Frankenstein, Almudena Grandes
  8. La peste, Albert Camus
  9. El amor en los tiempos del cólera, García Márquez
  10. Cuentos completos, Allan Poe
  11. Soldados de Salamina, Javier Cercas
  12. Terra Alta, Javier Cercas
  13. Nadie nos vio partir, Tamara Trottner
  14. Mi historia, Rosa Parks
  15. Las cosas que perdimos en el fuego, Mariana Enriquez
  16. Noticias del imperio, Fernando del Paso
  17. El traspié, Fernando Savater
  18. Los diarios de Adán y Eva, Mark Twain
  19. Farenheit 451, Ray Bradbury
  20. 1984, George Orwell
  21. Vivir, pensar, mirar; Siri Hustvedt
  22. Elegía para un americano, Siri Hustvedt
  23. Recuerdos del futuro, Siri Hustvedt
  24. Alegría, Manuel Vilas
  25. Ordesa, Manuel Vilas
  26. Los perros de Riga, Henning Mankell
  27. El hombre en busca de sentido, Víctor Frankl
  28. El monstruo pentápodo, Liliana Bloom
  29. Salvar el fuego, Guillermo Arriaga
  30. La visión de los vencidos, Miguel León Portilla
  31. Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie
  32. Falos y falacias, Adriana Royo
  33. La inteligencia de las flores, Maurice Maeterlinck
  34. La soledad era esto, Juan José Millás
  35. Cuentos completos, Rubem Fonseca
  36. Lluvia fina, Luis Landero
  37. Colmillo blanco, Jack London
  38. Manual para mujeres de la limpieza, Lucía Berlín
  39. César Vallejo, Antología
  40. El último apaga la luz, Nicanor Parra
  41. García Lorca, Antología poética
  42. Sonetos, Alejandro Aura
  43. Biografía del silencio, Pablo D’Ors
  44. El traidor, Anabel Hernández
  45. La tregua, Mario Benedetti
  46. El vampiro de la colonia Roma, Luis Zapata
  47. El retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde
  48. Yo, Elena Garro; Carlos Landeros
  49. Debo olvidar que existí, Rafael Cabrera
  50. Cuentos completos de Elena Garro
  51. Recuerdos del porvenir, Elena Garro
  52. ¿Será que soy feminista?, Alma Guillermoprieto
  53. La muerte de Iván Ilich, Tolstoi
  54. La invención de la soledad, Paul Auster
  55. Antígona González, Sara Uribe
  56. La memoria donde ardía, Socorro Venegas
  57. La ridícula idea de no volver a verte, Rosa Montero
  58. Mujer que sabe latín, Rosario Castellanos
  59. Álbum de familia, Rosario Castellanos
  60. Algún día te mostraré el desierto, Renato Cisneros
  61. Cervantes, la figura en el tapiz; Jorge García López
  62. Nada, Carmen Laforet

¿Te gustó el artículo?

Alma Delia sostiene este portal de forma independiente, ayúdala a conservar el espacio mediante nuestro sistema de patrocinios (patreon). Haz clic aquí para ver cómo funciona. ¡Muchas gracias!

Alma Delia Murillo

Es escritora, autora de los libros Cuentos de maldad (y uno que otro maldito) y El niño que fuimos bajo el sello de Alfaguara; Las noches habitadas (Editorial Planeta) y Damas de caza (Plaza y Valdés). Colabora en El Reforma, The Washington Post, El Malpensante, Confabulario de El Universal, Revista GQ y otros medios. Desarrolla guiones para cine y teleseries. Autora de las audioseries y podcasts en Amazon Audible: Diario la libro, Ciudad de abajo, Conversaciones, El amor es un bono navideño.

16 Comments

  1. Landy Aparicio

    Siempre es un placer pasar a echarle un ojo a tu lista de libros leídos en el año porque muchas de mis lecturas (buenas lecturas) han salido de aquí. En el 2020 coincidimos en algunas y otras, sin duda, me acompañarán en el 2021. ¡Felices lecturas querida Alma Delia!

  2. Margarita Campos

    ¡Wow!!! Excelentes lecturas, y felicidades.

  3. José Pablo hernandez

    Ya he leído algunos, la mayoría no, guardaré tu lista como recomendación, me ganaste yo solo leí 45 libros peto cada día me vuelvo más flojo para leer pero no dejare que me domine, saludos y un gusto leerte

  4. Monica Virgen

    Wow!! Estoy muy lejos de tus 40, pero disfruto y espero elevar mi número este año, gracias por compartir y feliz año

    • Gracias por compartir y por la sincera pasión que plasmas en tus escritos; me has inspirado en más de una ocasión! Ya estoy complementando mi interminable lista de libros por leer con tus recomendaciones (quizá empiece con el de Rosa montero, o el ensayo Será que soy feminista, o los cuentos de Elena Garro :O jeje). Te deseo un excelente año nuevo! 😀

  5. Libertad García

    Te recomiendo muchísimo El infinto en un junco de Irene Vallejo. Es magistral¡¡

  6. Sin cuenta, pero seguro muchos menos.
    Sólo regalé 2 libros: uno de Óscar de la Borbolla y uno tuyo.
    Ambos con intención curativa y como tendedero.

    Abrazo
    (No sé el por qué del título de este día. Tal vez mi círculo cercano es muy lector y nadie ha visto mal esa actividad. Mi madre de 88 sigue leyendo 2 a 3 libros por semana. Es lo único que hace. Las reuniones, cuando todavía se hacían, contienen trozos de nosotros contando libros)

  7. Hola querida Alma Delia, te escribe Tatiana Ortiz Monasterio. Agradeciendo tu literatura y felicitándote mucho.

    Me dedico a hacer una escuela para mujeres en prisión donde puedan tener herramientas realmente útiles para lograr una reinserción social efectiva.

    Tengo un programa que se llama Dona 1 hora y es como se construye la escuela. La sociedad civil dona 1 hora de conocimiento y miles de mujeres en reclusión aprenden de ella mediante la plataforma digital que implemente en las cárceles femeniles, creando así, entre todos, la primera videoacademia penitenciaria de México.

    Sería un honor para el proyecto, para mi y sobre todo para las mujeres privadas de la libertad, que les donaras 1 hora para enseñarles la importancia de la lectura en la vida de la excelencia.

    En Instagram puedes echarle un ojo al trabajo que hacemos y te dejo también mi correo.

    @dona1hora

    tatiortizmonasteriogarza@gmail.com

    Gracias y lo mejor para este 2021,

    Tati

  8. El monstruo pentápodo, como dices, BRUTAL. También dentro de mis mejores lecturas de 2020.

  9. Alejandra Hernández

    Querida Alma Delia:
    Admiro tu forma de escribir. Tienes ese don de poner en palabras sencillas y profundas lo que muchos, y en particular en mi caso, pensamos y sentimos. Te escuché junto a Julia en Audible, espero que pronto salga el siguiente podcast, ya tengo una gran lista de títulos de lectura para iniciar el año a la que sumo la que nos recomiendas aquí. Un gran abrazo.

  10. Alma, ha sido un placer leer este artículo y por eso me he atrevido a compartirlo en mi blog: https://www.halmas.org/2021/01/04/somos-una-especie-que-sin-contarse-su-propia-historia-no-existiria/

    Te parece bien??

    Un abrazo desde Cuba!!!

  11. Todos en formato físico?

  12. Me faltan algunos de la lista, aunque por el momento estoy con filosofía y retomando a Marx. Saludos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*